Entrevista a Pedro Jaime Pineda

agosto 2, 2018 By 0 Comments

En esta ocasión nos acompaña uno de los croupiers de poker españoles con más experiencia internacional. Pedro Pineda es un freelance que desde hace años recorre todos los rincones del mundo trabajando en distintos eventos de poker. Conseguimos localizarle recién llegado de uno de sus viajes y dedicó unos minutos de su tiempo a contestar a nuestras preguntas.

Pedro trabajando en Méjico

Elite Poker School: Hola Pedro, gracias por atendernos.

Pedro Pineda: Hola, aquí estoy preparado para lo que sea.

EPS: Vamos con la primera pregunta.¿Dónde naciste?

PP: Nací en Barcelona, el 2 de julio del año 87.

EPS: ¿Dónde vives en la actualidad?

PP: Desde hace 3 meses estoy en Córdoba, pero siempre he vivido en Barcelona, aunque también he vivido durante cortos periodos de tiempo en Berlín por estudios y Londres por trabajo.

EPS: ¿Dónde trabajabas en Londres?

PP: Trabajé en el casino Victoria, durante unos 13 meses.

EPS: ¿Qué nivel de estudios tienes?

PP: Acabé el bachillerato en el año 2005 y empecé la carrera de ciencias políticas, aunque por temas de trabajo poco a poco la fuí dejando de lado y la tengo en un punto de “stand by”. Ahora que estoy viviendo en Córdoba me estoy planteando retomar los estudios, quizás en la universidad a distancia.

EPS: Entonces dejaste de lado la carrera porque empezaste a trabajar en el casino…

PP: Si. He de decir que a mi siempre me ha gustado mucho el trabajo de croupier de poker, desde el primer día que entré en un casino, y poco a poco fuí dejando de lado la carrera.

EPS: ¿Cuántos idiomas hablas?

PP: Hablo castellano y catalán a nivel nativo, y luego alemán, inglés, francés e italiano a un nivel bastante bueno.

EPS: ¿Aprendiste idiomas trabajando o estudiaste por tu cuenta?

PP: Todo esto viene de cuando yo era más joven y me dió por los idiomas. Hubo un momento que estaba “on fire” y estudiaba varios idiomas a la vez. La verdad es que es algo que me ha abierto muchas puertas en el mundo laboral.

Con la mesa preparada para la acción en el Master de Noruega

EPS: ¿Cómo fué tu primer contacto con el poker?

PP: En la universidad aprendí a jugar a poker, pero eran partidas entre amigos en la cafetería de la facultad. Lo típico, saltándote alguna que otra clase.

EPS: ¿Llegaste a ir a jugar alguna vez a algún casino?

PP: No, ni siquiera jugaba online ni nada, eran partidas para matar el tiempo con los amigos entre clase y clase.

EPS: ¿Cómo decides empezar a trabajar de croupier?

PP: Estaba buscando trabajo después de volver de Erasmus de Alemania. Buscaba algo temporal para poder compaginar con los estudios. Entre un montón de entrevistas que hice en todo tipo de sitios como tiendas, restaurantes y bares, había una oferta de trabajo en el casino de Barcelona. Me llamó la atención y me presenté a las pruebas.

EPS: ¿Cómo recuerdas tu primer día de trabajo después de tanto tiempo?

PP: Lo recuerdo perfectamente porque era el día de antes de mi cumpleaños. Entrar al casino después de haber hecho el curso era un cambio muy grande. Además era un viernes por la noche y el casino estaba lleno de gente, así que estaba bastante nervioso. De todas formas los jugadores rápidamente se dieron cuenta que era nuevo y me ayudaron bastante haciéndome las cosas fáciles.

EPS: Lo habitual es ir soltándote poco a poco después de los nervios de las primeras manos.

PP: Si te soy sincero al terminar el primer dia estaba todavía más nervioso que al empezar. El casino para mi era un mundo totalmente nuevo que yo desconocía por completo y todo me pareció tan novedoso y atípico que tardé bastante en conciliar el sueño esa noche.

EPS: ¿Recuerdas alguna anécdota divertida o algún error de novato en tus inicios?

PP: A los pocos meses de empezar, allá por el 2009, en un torneo. Un jugador hizo all-in, todos los jugadores tiraron las cartas excepto el último en hablar. Este último dijo algo que yo entendí como “fold”(en inglés “tirar las cartas”), cuando en realidad lo que dijo fué “call”(en inglés “igualar la apuesta”). El problema es que al pensar que no iba a la jugada mezclé todas las cartas de la mesa porque pensé que la mano había terminado. Así que tuve que llamar al encargado, rehicimos la jugada como pudimos y acabamos la mano, ya que faltaba sacar la última carta. Lo que se dice una buena liada. (risas)

EPS: ¿Cómo es trabajar en un casino? ¿Es lo que esperabas antes de empezar?

PP: Pues yo cuando entré me esperaba que iba a ser algo parecido a un bingo, algo digamos más casero. Pero claro una vez entras a un casino de verdad te das cuenta que es un mundo totalmente diferente. Las luces, los ruidos, la gente, el movimiento de dinero… La verdad es que al principio impacta un poco.

EPS: ¿Crees que es difícil convertirse en un buen croupier de poker?

PP: Para nada, lo que pasa es que hay que cambiar un poco la mentalidad antes de entrar. Tienes que comportarte de una manera en ocasiones fría con los clientes, ya que tienes que mantener las distancias con ellos dentro de la educación y el buen trato. Además porque en cierta manera eres el árbitro de la partida y debes de mostrarte siempre imparcial con todos los jugadores. Esto es algo que se aprende con la experiencia, aunque también aprendes a encontrar determinados momentos o situaciones en los que sí puedes mostrarte más cercano con los jugadores.

EPS: ¿Cómo pasaste de trabajar en el casino de Barcelona a convertirte en croupier freelance?

PP: Mi primer evento como freelance fué totalmente de casualidad. A finales del año 2011 llegaron unas invitaciones al casino de Barcelona para ir a trabajar a Bahamas y tuve la suerte de ser uno de los elegidos para ir, junto con un compañero. Esto para mi fué una revelación increible, ya que desconocía por completo que habían croupiers freelance que se dedicaban exclusivamente a trabajar torneos de poker por todos los casinos del mundo. La verdad es que fuí para allá bastante asustado porque no sabía lo que iba a encontrar, y al llegar me di cuenta de que no sabía nada de nada de poker. No sabía lo que eran los “push” ni las “rotation” (sistemas de organización de los croupiers en las mesas de poker durante los grandes eventos) ni tantos otros procedimientos fundamentales. Digamos que aprendí como se deben trabajar los grandes torneos de poker, algo que en España aún no se hacía, y para mí como croupier fué un salto de calidad muy grande.

EPS: ¿Qué torneo era?

PP: Las PCA de Bahamas (Las Pokerstars Caribbean Adventures es uno de los torneos de poker más importantes del mundo que se celebra una vez al año en las Bahamas)

EPS: (risas) Vaya, no está mal para debutar!

PP: Si, pero yo ya llevaba casi 4 años trabajando en el casino hasta que tuve la oportunidad de ir a Bahamas. Ahora hay gente que a los 2 o 3 meses de hacerse croupier ya están trabajando en torneos como las Golden Poker Series o el Estrellas Poker Tour de Pokerstars. Entonces la cosa no era tan popular y no había esa facilidad que hay ahora para trabajar en un sitio o en otro.

Pedro en el Latin American Poker Tour

EPS: ¿Qué diferencias ves entre trabajar como freelance y trabajar como croupier fijo de un casino?

PP: Tengo que decir que al principio yo combinaba las dos cosas. Trabajaba en Barcelona y esporádicamente me iba a algún torneo por ahi. Luego poco a poco empecé a conseguir más ofertas de trabajo como freelance, y antes de darme cuenta llegué al punto en el que estaba viajando a demasiado eventos de poker y ya no podía compaginar las dos cosas. Para mi es mucho mejor trabajar como freelance ya que en general tiene más ventajas. Te permite tener más tiempo libre porque tu trabajo se concentra en los días de torneos. Tienes la posibilidad de viajar por todo el mundo, de conocer gente del mundillo del poker que te puede abrir puertas a conseguir más trabajos. También aprendes y perfeccionas idiomas. Y el sueldo en general suele ser mejor que trabajando en un casino a tiempo completo.

EPS: ¿En cuántos países has trabajado?

PP: A día de hoy en 17.

EPS: ¿Sólo en 17?

PP: De momento si (risas)

EPS: ¿Puedes nombrar alguno de ellos?

PP: República Dominicana, Bahamas, Panamá, Costa Rica, Méjico, España, Marruecos, Malta, Georgia, Finlandia, Noruega, Alemania, República Checa, Inglaterra, Irlanda, Bélgica, Mónaco… Alguno me estoy dejando seguro.

EPS: ¿Cúal es el torneo de buy-in más caro que has trabajado?

PP: El Super High Roller de Bahamas, que si no recuerdo mal son 100.000 dólares de inscripción.

EPS: ¿Y el bote más grande en una mesa de cash?

PP: No recuerdo si fué en Barcelona o en Mónaco. Era una mesa de Omaha 300-600 durante un EPT. Recuerdo que la mano la jugaron 3 o 4 jugadores y el bote final eran unos 190.000 euros.

Pedro en Punta Cana con algunos compañeros freelance

EPS: ¿Prefieres trabajar partidas de cash o torneos?

PP: La verdad es que va por épocas. Antes me gustaba mucho tirar cash, pero ahora creo que prefiero tirar torneos, aunque estoy cómodo en ambos formatos. No me supone ningún problema estar todo el día en una mesa de cash, por ejemplo.

EPS: ¿Has trabajado alguna vez en mesa televisada?

PP: Si, varias veces.

EPS: ¿Y cómo es la experiencia?

PP: La primera vez vas muy nervioso. Yo siempre pedía que me pusieran en las tv table, pero al final siempre acababan poniendo a gente quizás más preparada o con más experiencia. Finalmente me llegó la ocasión y a día de hoy he tirado varias, aunque ya no lo pido nunca  porque trabajar en mesa televisada tiene una serie de inconvenientes que no tienes en una mesa normal.

EPS: ¿En qué sentido?

PP: En el sentido de que tienes que llevar un ritmo más pausado para darle tiempo a los comentaristas a explicar lo que sucede. Además tienes que estar atento a las indicaciones que te dan por el famoso “pinganillo”, a veces tienes que parar la acción y esperar a que te den paso…Digamos que puede ser un poco aburrido. Lo bueno es que después tienes la ocasión de verte en la televisión o en fotos hechas por profesionales y eso es algo que siempre hace ilusión.

EPS: ¿Cuál es tu torneo favorito para trabajar?

PP: Mi favorito siempre ha sido el torneo de Punta Cana. Teníamos acceso al resort, comida y bebida, un entorno paradisíaco… Por desgracia es un torneo que ya no se celebra más. Ahora mismo mi favorito es el EPT de Praga. Es el torneo que más veces he estado, desde hace ya 5 años, y actualmente es mi parada favorita porque me reencuentro con croupiers de toda Europa y gente con la que has coincidido muchas veces durante los años. La ciudad además es muy bonita y tienes múltiples opciones de ocio cuando estás por allí.

EPS: Llevo ya varias entrevistas a croupiers de distintos lugares y casi todos coinciden en que su torneo favorito es el EPT de Praga.

PP: Por algo será.

EPS: ¿Cuál tu casino favorito?

PP: Te diría 2 casinos. El casino de Berlín y el casino Gran Madrid.

EPS:¿Por qué?

PP: Porque me gusta mucho Berlín y la ubicación del casino, justo en el centro de la ciudad. Y el de Madrid porque aunque tiene unas instalaciones espectaculares y modernas, conserva ese aspecto clásico que es como me gustan a mí los casinos.

EPS: ¿Has tenido alguna vez a alguna “celebrity” en la mesa?

PP: Si, principalmente deportistas de élite. Además es sabido por todo el mundo que son aficionados al poker.

EPS: ¿Podrías nombrar a alguno?

PP: Si claro. He tenido en mesa a Gerard Piqué, a Neymar, a Michael Phelps en Bahamas… También gente como actores y artistas que son conocidos en sus países pero que yo realmente no sabía quienes eran.

Gerard Piqué en el EPT de Barcelona

EPS: Ya para terminar, ¿tienes algún hobby ajeno al poker?

PP: Me gusta viajar, es mi hobby número uno. Viajo no sólo por trabajo, sino para conocer nuevos países y culturas, aunque soy consciente de que si no hubiera sido por el poker no habría visitado tantos países como he hecho. También me gusta jugar al fútbol, salir con los amigos y tocar la guitarra eléctrica.

EPS: ¿Cuál es tu guitarrista preferido?

PP: (risas) Sin duda Slash, guitarrista de Guns n’ Roses.

EPS: Buena elección, pondré una foto de Slash jugando al poker para acompañar la entrevista (risas)

Slash, guitarrista de Guns n’ Roses y Velvet Revolver, jugando al poker